Apnea y obesidad: círculo vicioso de riesgo (P1)

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La apnea incrementa la resistencia a la insulina a partir del segundo día de mal sueño, lo que ocasiona hambre (debido a la alteración de leptina y orexina) que se ven afectadas al no lograr un sueño REM.

apneaDra. Isabel Martínez del Río Requejo
Parte 1

La obesidad es uno de los precursores más importantes de la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS), por lo que entre mayor índice de masa corporal existe una mayor prevalencia de apnea; por ello la prevalencia de la AOS en pacientes con obesidad y diabetes es del 86.6%.

Cuando el sueño se encuentra fragmentado interfiere con el sistema hormonal y el metabolismo, lo que afecta de manera directa la generación y permanencia de la obesidad. Es por ello que es importante acudir con un nutriólogo para mejorar los hábitos alimenticios y con ello evitar trastornos de sueño relacionados. 

Esta enfermedad incrementa la resistencia a la insulina a partir del segundo día de mal sueño, lo que ocasiona hambre (debido a la alteración de leptina y orexina) que se ven afectadas al no lograr un sueño REM.

¿Cuál es la relación entre apnea y obesidad?

Cuando una persona no puede dormir bien por más de 2 semanas sufre un incremento en la glucosa y la insulina que, aunado a la resistencia de la misma, lleva a un mayor almacenamiento de grasas, lo que dificulta la pérdida de peso.

Una persona con apnea y obesidad sufre de problemas ventilatorios agregados. Ésta hipo ventilación se da por el aumento de grasa abdominal que impide que los músculos que permiten la ventilación (el diafragma y los músculos accesorios) se expandan de manera adecuada, lo que a la larga produce unos pulmones más pequeños y menos ventilados.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Nutrición y Dietética


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies