hiperplasia-benigna-de-prostata-causas

Aprende todo sobre hiperplasia benigna de próstata

Escrito por:

Dr Norman Zambrano Aravena

urólogo

El crecimiento prostático es una patología prevalente que afecta la calidad de vida de los hombres.

 

Signos de alerta

Los principales factores de riesgo de este problema son la edad (mayor a 35 años), antecedentes familiares o el padecer enfermedades cardiovasculares o metabólicas (diabetes, hipertensión arterial). Existen estudios realizados por un urólogo que demuestran que esta patología es más común en pacientes cuyos padres fueron operados de cirugía prostática antes de los 50 años.

 

Los principales signos que aparecen son:

  • Obstrucción prostática benigna
  • Cálculo uretral distal
  • Tumor vesical
  • Estenosis uretral
  • Cuerpo extraño vesical
  • Infección urinaria
  • Disfunción vesical neurogénica
  • Síndrome dolor pelviano crónico
  • Poliuria nocturna
  • Hiperactividad del detrusor
  • Hipoactividad del detrusor

 

Opciones de tratamiento

Existen múltiples alternativas de tratamiento para el paciente con STUI/CPB, que incluyen la observación, tratamiento médico quirúrgico. En general, aquellos pacientes con sintomatología leve y que no le afecta su calidad de vida, pueden ser manejados con observación y control periódico. Este grupo de pacientes puede beneficiarse de algunos cambios conductuales y dietéticos.

En pacientes con sintomatología moderada o severa, y en aquellos con complicaciones, está indicado el tratamiento médico y/o quirúrgico. La elección de cada tratamiento va a depender de las expectativas del paciente, considerando los riesgos y beneficios de cada una de las terapias.

 

En el manejo de los pacientes con observación expectante se incluyen una serie de medidas que pueden tener un efecto beneficioso en los STUI, evitando o postergando el tratamiento médico o quirúrgico. Estas medidas incluyen:

  1. Educación respecto de la condición del paciente y de su patología (entre otros, que no tiene relación con el cáncer de próstata)
  2. Reducción en la ingesta de líquidos, en especial, cuando se quiere evitar una micción frecuente (ej., antes de dormir o antes de asistir a eventos públicos)
  3. Evitar o disminuir el consumo de cafeína y alcohol
  4. Orinar en forma relajada y promover un doble vaciado vesical
  5. Estrujar u ordeñar la uretra para evitar el goteo postmiccional
  6. Utilizar técnicas de distracción para sacarse de la mente la vejiga y el baño, que ayuden a un mejor almacenamiento
  7. Revisar medicamentos que pudieran tener efectos en la micción (horarios de administración y efectos; aplica especialmente para los diuréticos)
  8. Tratar la constipación y estimular la actividad física
  9. Advertir sobre el efecto de ciertos medicamentos en el empeoramiento de los STUI (anticolinérgicos, simpaticomiméticos, antidepresivos tricíclicos, etc.)
  10. Bajar de peso
  11. Evitar el frío y el estrés

 

Existen 2 opciones de tratamiento, médico y quirúrgico. El tratamiento quirúrgico puede ser con:

  • Adenomectomía abierta
  • Resección transuretral de la próstata (RTUP)
  • Incisión prostática transuretral
  • Cirugías prostáticas con uso de láser
  • Enucleación prostática con láser
  • Vaporización prostática con láser verde

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies