hilos-tensores

Conoce todo sobre el tratamiento de hilos tensores

Escrito por:

Dra Mónika Pedreros

Médico Estético

Los hilos tensores tienen como objetivo tensar la piel, reposicionar tejidos y devolverles parte de la turgencia perdida por el paso del tiempo, generando un efecto lifting sin cirugía asociado a una adecuada calidad de la piel.

 

Modo de colocación

Los hilos tensores son suturas especiales indicadas para el tratamiento no quirúrgico de la flacidez facial, éstos son colocados por un especialista en medicina estética. Están elaborados con diferentes materiales, pero todos biocompatibles y reabsorbibles, por lo que no producen alergias ni rechazo. Han sido utilizados durante muchos años en la medicina, como por ejemplo en suturas cardiacas y en otros órganos, por su alto poder regenerativo, por tanto, ofrecen seguridad y confianza.

 

Para su implantación el especialista pone al paciente bajo anestesia local; se colocan a nivel dérmico mediante una aguja muy fina. Una vez posicionado el hilo, la aguja se retira y el hilo queda inserto en la zona deseada. Este proceso es ambulatorio y mínimamente invasivo. Es importante mencionar que, al finalizar el proceso existen efectos secundarios, tales como inflamación, enrojecimiento y hematomas.

 

¿Qué beneficios obtiene el paciente?

Los hilos tensores pueden ser utilizados en cejas, cuello, pómulos y mandíbula. Éstos ofrecen la combinación de 2 grandes beneficios:

 

  • Efecto lifting: Resulta del tensado de la zona tratada, proporcionando resultados discretos, que se obtienen al comprimir y levantar los tejidos en el momento en que se ajusta la sutura, remodelando la superficie de la piel y alisándola visiblemente, gracias a las estructuras cónicas que algunos poseen, proporcionando así una fuerte tracción

 

  • Efecto regenerador: que proporciona resultados progresivos y naturales, gracias a que sus componentes actúan en las capas profundas de la piel, estimulando la producción de colágeno y favoreciendo el aumento de volumen en las zonas con flacidez. Dicho efecto empieza a ser más marcado a partir del tercer mes de su inserción, extendiéndose hasta los 18 meses aproximadamente

 

Este tratamiento es recomendado para hombres y mujeres entre los 30 y 65 años con flacidez leve o moderada, con previa evaluación médica. Se contraindica en: flacidez severa, embarazo y lactancia, tratamiento anticoagulante, enfermedades autoinmunes, infección activa en la zona de aplicación, enfermedades de base descompensadas y en pacientes muy delgados, ya que carecen de tejido suficiente para la adecuada sujeción de los hilos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies