Déficit de Atención

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 18/11/2018
Editado por: Top Doctors®

El trastorno por déficit de atención es una condición que puede o no ir acompañada por una conducta hiperactiva. Existen tres subtipos de este trastorno y dependiendo de factores neurobiológicos, del tipo de escuela y de la estructura familiar variará el tiempo del tratamiento

Dra. Olga Santa María Pombo

tdahEl nombre correcto es Trastorno por Déficit de Atención TDA o Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad TDA-H, consiste en una serie de síntomas que comienzan a presentarse de forma significativa a partir de los 6 años aunque se pueden evidenciar desde una edad más temprana. Como su nombre lo indica, el síntoma más evidente es la inatención manifestada por desenfocarse  de los temas principales al estar “soñando despierto” o desviar el foco de atención debido a la interferencia de estímulos visuales, auditivos y/o la combinación de estos dos. Otros síntomas serían no acabar cosas que empiezan,  perder material y otros objetos, incapacidad de esperar su turno, intolerancia a la frustración, impulsividad y fallas de auto-control en general.

Subtipos de déficit de atención

Hay 3 subtipos:

  1. Subtipo Inatento: Déficit de atención del subtipo inatento, en el cual los niños que no presentan problemas de conducta, que no son externalizadores ni disruptivos, son niños que “viven en la luna”, que siempre están en sus pensamientos.
  2. Subtipo Trastorno de déficit de atención con  hiperactividad: Es cuando hay una desinhibición generalizada en el sistema nervioso reflejada en una  motricidad sin filtro, desbordada o bien, hay una hiperactividad sensorial en la cual no hay la capacidad de inhibir unos estímulos para enfocarse en uno solo.
  3. Subtipo combinado: Hay inatención, hiperactividad e impulsividad, en este caso se complica más porque se vuelve mucho más externalizador y disruptivo conductualmente. Por ejemplo, en ambientes como en el colegio, para la maestra resulta muy difícil controlar a  un niño que además de ser inatento es impulsivo, que no se puede estar quieto, que habla mucho con sus compañeros, que es intolerante a la frustración. Así el panorama, ya se constituye un síndrome no solo síntomas que además puede tener otro tipo de comorbidades, por ejemplo oposicionista, desafiante, cuando ya reta la autoridad y desafía las reglas.

Elemento genético, relacionado con la hiperactividad

Hay un elemento genético importante, por ejemplo, cuando empiezo a contarle al papá cómo es el hijo, cuál es el diagnóstico y cómo repercute en diversos ambientes me comenta que él era idéntico de niño. La carga genética está presente con mucha frecuencia, hay otras situaciones ya sean de índole neuro-biológico, por tener un desarrollo desfasado en las etapas que se esperan en cada edad cronológica. También se puede sumar a estas condiciones, un ambiente familiar desestructurado, falta de límites, ambivalencia en las consecuencias, que no ayudan a contener al niño lo suficiente y por lo tanto, no facilita el proceso de auto-regulación.

Es importante tomar en cuenta la alimentación en casos de hiperactividad, por ejemplo  los alimentos con mucha azúcar como los refrescos, o los dulces hacen que el niño se vuelva más hiperactivo, los lácteos tampoco ayudan ni los edulcorantes. Es altamente deseable el control de estos alimentos en niños hiperactivos.

Diferencias entre el niño hiperactivo y el inquieto

Diferenciar a un niño inquieto de uno hiperactivo es muy importante. El hiperactivo es un niño disruptivo y su conducta afecta su aprendizaje y repercute en los demás. Por ejemplo cuando en un salón de clases hay veinte niños haciendo su tarea, si uno está brincando, hablando, interrumpiendo, no diríamos que es solamente inquieto. El niño inquieto logra con una llamada de atención retomar sus actividades y concluirlas. Es decir, en el inquieto no se afectan sus funciones ejecutivas gravemente ni los resultados académicos como en el niño hiperactivo.

Tratamiento

El tratamiento para la inatención consiste en una serie de ejercicios que entrena al niño a inhibir estímulos distractores y a enfocarse en el estimulo a trabajar. Se incluyen ejercicios de percepción visual, auditiva, y otros ejercicios que llamamos COMBO, esto quiere decir que se trabaja con estímulos visuales, auditivos y motrices que están interfiriendo para que el niño aprenda a enfocarse en una sola actividad y no perder la atención a pesar de estar bombardeado de distractores. Básicamente es una  terapia donde se trabaja la inatención con ejercicios específicos que van aumentando de dificultad hasta llegar al nivel  esperado para su edad cronológica.

Luego se trata la impulsividad enseñándole al niño a analizar antes de actuar, lo cual lo lleva a organizarse, a tener estructura y metodología. También se trabaja con los papás para que tengan rutinas claras en casa, horarios, que traten de volver al niño lo más auto- disciplinado posible. Son niños que necesitan ambientes predictivos, cuando uno los toma por  sorpresa, por ejemplo, decirle que se le va a llevar a la calle sin explicarle que van al pediatra, se va angustiar, entonces hay que explicarle al niño que van al pediatra desde el principio para que pueda digerir anticipar y elaborar las cosas mejor.

Viviendo con hiperactividad

La situación del tiempo en del tratamiento varía según el subtipo de déficit de atención y depende de la estructura familiar, del grado de inatención y además si coexiste o no una inmadurez neuro-biológica, por ejemplo si el niño tiende a ser oposicionista es mucho más difícil y extenso el trabajo de auto-control más la capacidad de aceptar a la autoridad. En mi experiencia los casos más fáciles, que cuentan con menos variables a trabajar oscilan entre 8 meses en terapia de 2 veces por semana hasta 1 año; los casos más complicados han llegado a extenderse hasta 3 años.

No se cura, se entrena y se supera y se aprende a vivir con el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Hay adultos y adolescentes hiperactivos y sobretodo en la adolescencia tienden a meterse en muchos problemas. Los adultos que saben que han sido hiperactivos desde la infancia, en muchos casos suelen ser muy exitosos en sus empresas, sobre todo si no tienen jefes son los famosos multitask que cambian de una actividad a otra o logran hacer varias simultáneamente; estos generalmente se apoyan en personas que los conocen muy bien y que siempre les están recordando cosas o que les llevan una agenda, hay algunos muy brillantes y otros no tanto pero he notado que suelen ser muy creativos, si tienen una estructura que los organice o un buen equipo de personas en la empresa normalmente tienen éxito.   

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Psicología


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies