Fimosis (frenillo corto) y su intervención: Circuncisión

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 18/06/2018
Editado por: Top Doctors®

La fimosis es una condición frecuente en los niños, la cual provoca cierta preocupación en los padres.

Dr. Tomas Felipe Gil Villa

La fimosis es la imposibilidad de bajar la piel del prepucio del pene. En los bebés es fisiológica, totalmente normal, porque el prepucio y el glande están adheridos desde el nacimiento. Con el paso de los años, éstas van desapareciendo y la piel puede ir bajando cada vez más. En ocasiones, pese a que las adherencias van desapareciendo, la piel puede presentar una especie de anillo que impide bajar la piel. Ese anillo va desapareciendo también con el paso de los años. 

Mitos y realidades acerca de la fimosis:

  1. Se necesitan realizar ejercicios para retraer el prepucio y resolver la fimosis: En principio la recomendación es no hacerlo, no bajar la piel, porque algunos padres, con la buena intención de prevenir la operación de fimosis, bajan con más fuerza de la necesaria hiriendo la piel del prepucio. Esas heridas pueden hacer que la fimosis permanezca por más tiempo, que la piel se haga menos elástica. Por eso la recomendación es no hacer nada.
  2. Porqué se realiza la circuncisión en el recién nacido: Generalmente a esta edad el procedimiento se realiza por solicitud de los padres, generalmente por razones socioculturales. Sin embargo, generalmente no hay una indicación médica absoluta, aunque podría ser más cómodo en la realización de la higiene.

¿Circuncisión o no?

Lo ideal es esperar a que la fimosis se vaya resolviendo sola con el paso del tiempo. Si esto no sucede o si hay síntomas asociados (que la fimosis genere otros problemas), entonces se valora la cirugía. Actualmente, se está haciendo uso de tratamientos con pomadas o cremas que contengan cortisona para evitar la operación, pero la afectividad dependerá de la severidad de la fimosis. Es decir, si las pomadas y cremas no funcionan, se recomienda la operación (circuncisión).

Síntomas que requieren revisión para valorar si hay necesidad de cirugía:

  • Dolor e inflamación al orinar porque la orina se acumula (tiene tanta dificultad para salir que duele porque la presión de salida)
  • Que el niño tenga infecciones urinarias.
  • Infecciones como Balanitis que son causadas por el esmegma acumulado (sustancia que genera las células del glande y el prepucio que hay que ir limpiando para que no se acumule).

La circuncisión consiste en cortar y retirar una parte de la piel del pene, para que termine cuando comienza el glande y así quede éste descubierto.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Cirugía Pediátrica


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies