incontinencia-urinaria

Incontinencia urinaria: ¿Le ha pasado a usted que tosa y moje su ropa interior? O bien, que sienta un deseo urgente de ir a orinar, y ese deseo sea tan fuerte, que no esté segura de sí podrá llegar al baño a tiempo

Escrito por:

Dr Julio Leopoldo Sepulveda Zúñiga

ginecólogo

La incontinencia de orina puede cambiar radicalmente su calidad de vida, haciendo que deje de lado actividades deportivas; reuniones sociales; e incluso evite reírse para no tener algún “accidente”.

 

Que no te ocurra un incidente

Para algunas personas esto puede ser sumamente vergonzoso, motivo por el cual evitan pedir ayuda médica. Por otro lado, hay personas que piensan que una vejiga incontrolable es parte del proceso de envejecimiento, “algo con lo que hay que convivir “. ¡Pero NO es así!, así que si te pasa esto acude con un especialista en ginecología y obstetricia.

 

En la gran mayoría de los casos la incontinencia urinaria puede ser tratada exitosamente. Su vejiga no debe quitarle el placer de disfrutar su vida. La incontinencia de orina es un problema frecuente que deteriora de manera importante la calidad de vida de las mujeres.

 

La incontinencia urinaria se produce por un daño en los tejidos del piso pélvico, el que puede ser provocado por muchas causas, entre ellas: el sobrepeso, la estitiquez, la tos crónica o el parto; acentuándose en la menopausia por la falta de hormonas.

 

Tipos de incontinencia urinaria

  1. Esfuerzo o stress: Es la pérdida de orina que ocurre al realizar esfuerzos como toser, reír, saltar o levantar objetos pesados

 

  1. Urgencia: Es aquella que se asocia a un deseo inmediato y potentísimo de ir a orinar. Generalmente no se alcanza a llegar al baño

 

  1. Mixta: Es la combinación de las 2 anteriores

 

Tratamientos

Para lograr los mejores resultados, es muy importante consultar precozmente con un uroginecólogo, médico especialista en enfermedades que alteran el piso pelviano. Este evaluará y resolverá los problemas de la forma más apropiada.

 

Los tratamientos son variados y no necesariamente quirúrgicos. Existen:

  • Kinesioterapia de los músculos del piso de la pelvis
  • Tratamiento Farmacológico
  • Tratamiento Quirúrgico

 

Actualmente existen métodos modernos, mínimamente invasivos que acortan el tiempo de la cirugía; son menos riesgosos; altamente efectivos; tienen una recuperación más corta y con mínimo dolor.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies