undefined imágen de artículo

Síntomas y tratamiento de la rinosinusitis

Escrito por: Dr Gonzalo Nazar Miranda

otorrinolaringólogo

La rinosinusitis aguda tiene duración de días o semanas, pero que no supera los 3 meses de evolución. En cambio, la sinusitis crónica persiste activa por más de 3 meses.


Manifestación de la sinusitis

La sinusitis también conocida como rinosinusitis es una condición que conlleva inflamación de la mucosa (recubrimiento interno) de las fosas nasales y de las cavidades perinasales.

 

La inflamación de la sinusitis habitualmente es de tipo infecciosa, siendo algunas bacterias los gérmenes más comúnmente responsables. Sin embargo, también existen sinusitis causadas por hongos, así como sinusitis en las que la inflamación no es infecciosa, como es el caso de la sinusitis con pólipos. En la sinusitis, las cavidades perinasales son ocupadas en grado variable por secreciones y tejido inflamatorio, lo que da lugar a sus síntomas característicos.

 

Causas que llevan a su padecimiento

De acuerdo con los especialistas en Otorrinolaringología existen diversas condiciones que aumentan el riesgo de presentar una sinusitis. Una de las más habituales son las infecciones respiratorias virales (resfrío común o influenza). Cuando el paciente se contagia un virus respiratorio, éste se replica en su mucosa nasal y produce una importante inflamación local, con edema de los tejidos, aumento de la secreción mucosa, daño de la mucosa respiratoria y obstrucción de los conductos de drenaje de las cavidades perinasales (llamados ostium). Con estos cambios se crea el escenario ideal para que lleguen bacterias a infectar las cavidades perinasales ya inflamadas, en un proceso conocido como sobreinfección, que ocurre apenas en el 2-5% de todas las infecciones virales.

 

Existen pacientes que tienen una mayor tendencia de desarrollarla por un resfrío común. Es el caso de aquellos que sufren de rinitis alérgica (perenne o estacional), ya que su mucosa nasal es más hiperreactiva (sensible). 

Algunos problemas anatómicos que estrechan los ostium de drenaje de las cavidades perinasales aumentan el riesgo de desarrollar rinosinusitis, como desviaciones del tabique nasal, crecimiento excesivo de los cornetes inferiores y alteraciones en la disposición de los cornetes medios.

 

La presencia de pólipos nasales dificulta el drenaje normal de las secreciones y causa rinosinusitis. Los pacientes que sufren de algún tipo de inmunodeficiencia están más expuestos a sufrir infecciones.

 

En niños, hay alteraciones congénitas de la mucosa nasal que aumentan en forma muy significativa el riesgo de desarrollar sinusitis, es el caso de la fibrosis quística y de las disquinesias ciliares primarias. La presencia de tumores nasales es una causa poco frecuente de rinosinusitis, a través de la obstrucción de las vías de drenaje sinusales.

 

Síntomas y complicaciones

Los principales signos que se manifiestan son:

-         Congestión nasal

-         Secreción nasal mucopurulenta (espesa, de color amarillo-verdoso)

-         Dolor de cabeza (especialmente frontal)

-         Dolor facial (en las mejillas y tras los ojos)

-         Descarga posterior

-         Disminución del olfato

-         Percepción de mal olor en la nariz y tos productiva (con flema)

-         Malestar de garganta

-         Decaimiento

-         Sensación de oídos tapados

-         Fiebre (no siembre)

 

La rinosinusitis puede presentarse en cualquier etapa de la vida, desde la lactancia hasta la adultez.

Las complicaciones más comunes que puede haber son infección sinusal agrave un cuadro de bronquitis crónica o asma o rinosinusitis crónica. Asimismo, existe el riesgo de que se extienda a la cavidad craneana y a las órbitas, y provoque celulitis o absceso orbitario, o bien una meningitis, absceso cerebral o trombosis del seno cavernoso.

 

Tratamiento

Se indica un antibiótico con el espectro adecuado para cubrir las bacterias involucradas por 7-10 días. Adicional puede prescribirse medicamentos que alivien los síntomas (analgésicos, descongestionantes, antitusivos y lavados nasales con solución salina). Si el paciente es alérgico, debe administrarse un tratamiento adecuado con antihistamínicos e inhaladores nasales con corticoides.

 

En el caso de las rinosinusitis crónicas se indica un tratamiento antibiótico más prolongado (entre 3 y 6 semanas), habitualmente asociado a corticoides orales.

 

También puede ser tratada quirúrgicamente. La cirugía sinusal se realiza con anestesia general y bajo visión endoscópica, y su objetivo es retirar el tejido enfermo (pólipos, mucosa edematosa, neoformación ósea) y restablecer el adecuado drenaje de las cavidades perinasales hacia las fosas nasales. En esta intervención se aprovecha de lavar las cavidades perinasales y de tomar cultivos y biopsias de la mucosa enferma. Como procedimientos asociados, se puede corregir las desviaciones del tabique nasal y reducir el tamaño de los cornetes nasales, en caso de ser necesario. La cirugía endoscópica sinusal es una cirugía mínimamente invasiva que está indicada en rinosinusitis bacterianas que no responden al tratamiento médico, en la mayoría de las sinusitis por hongos y en el caso de rinosinusitis complicadas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies