Coronavirus (COVID-19): consulta toda la actualidad en la página web oficial Saber más

Prueba intolerancia lactosa

Especialidad en Gastroenterología

 

La prueba de intolerancia a la lactosa es un método utilizado para diagnosticar la capacidad de los intestinos para descomponer la lactosa (el azúcar de la leche y sus derivados) cuando se sospecha que dicha sustancia no se digiere bien y que provoca molestias. Existen dos tipos de pruebas de intolerancia a la lactosa: una consiste en la realización de un análisis de sangre, para detectar la presencia de glucosa en sangre antes y después de haber ingerido un preparado que contiene lactosa; y la prueba de hidrógeno en el aliento, mediante su almacenamiento en unas bolsas herméticas especiales para ello, antes y después de haber ingerido un preparado con lactosa. El paciente deberá ir soplando en dichos recipientes y llenándolos de aire con la frecuencia horaria que se le marque, a la vez que se comprobará la reacción automática de la ingesta del preparado (aumento del volumen abdominal u otras molestias físicas, como dolor, espasmos…). En función de los resultados obtenidos en cada fase, el test se podrá alargar varias horas. Posteriormente, se analizará el hidrógeno de las bolsas o recipientes de aliento para obtener un diagnóstico detallado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Política de cookies