Rinitis alérgica

Especialidad de Inmunología y Alergias

La rinitis alérgica se caracteriza por la presencia de los síntomas típicos de un resfriado: estornudos, picor en la nariz, sensación de nariz tapada o congestión nasal, mucosidad, falta de olfato y conjuntivitis. La persona que sufre esta dolencia puede padecer asma más adelante, cuando empiezan a aparecer algunos de sus síntomas: tos seca, ahogo, ruidos en el pecho... Existe la posibilidad de que la rinitis alérgica se manifieste de forma esporádica, producida por los cambios estacionales (la alergia al polen, por ejemplo), o sea recurrente y con una gran diferencia de intensidad en la manifestación de sus síntomas. La causa más frecuente de esta enfermedad es la alergia a alguna sustancia como los ácaros del polvo, el polen o los pelos de algunas mascotas, por lo que es conveniente realizar pruebas cutáneas de diagnóstico (introduciendo gotas del alérgeno al que se puede ser sensible sobre la piel y comprobando la reacción) y análisis de sangre. Si el resultado demuestra que existe una alergia, el tratamiento de la rinitis alérgica se basará en evitar el contacto con aquello que produce la alergia y, dependiendo del caso, la administración de medicamentos adecuados (antihistamínicos, descongestionantes, vacunas antialérgicas…). 

loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies