Coronavirus (COVID-19): consulta toda la actualidad en la página web oficial Saber más

Cobertura de salud a migrantes

Publicado el: 27/02/2020
Editado por: TOP DOCTORS®

Una adecuada cobertura sanitaria garantiza la salud de la población residente, evitando su exposición a agentes infecciosos importados y a la propagación de éstos. 


Contexto migratorio

El término migración se refiere al movimiento o traslado de una persona o de un grupo de personas a través de una frontera entre países o dentro de un mismo estado. Es cualquier tipo de desplazamiento hecho por la población, sin importar duración, causas o composición. Comprende entonces a refugiados, desplazados, migrantes por motivos económicos, trabajadores temporales, estudiantes, migrantes indocumentados y personas que se trasladan por motivos de salud, capacidades, recursos o niveles de vulnerabilidad.


De acuerdo al Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (ONU DAES), a mediados de 2019 se contabilizaron poco más de 200 millones de migrantes internacionales esparcidos en todo el mundo. Tan sólo en Chile, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) estimó que para finales de 2018 en el país residían más de un millón. Siendo Perú, Colombia, Venezuela y Bolivia los países con mayor afluencia de personas.


Acceso a la salud

Los migrantes corren el riesgo de enfermarse mientras se desplazan o cuando llegan al país destino. Sobre todo, por la exposición a enfermedades bacterianas, víricas o parasitarias, resultantes de las malas condiciones sanitarias de su traslado y la falta de acceso a una atención de salud.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que los problemas de salud más frecuentes entre refugiados y migrantes que recién llegan a su destino son: lesiones accidentales, diarrea infecciosa, hipotermia, quemaduras, accidentes cardiovasculares, complicaciones en el embarazo o parto, diabetes e hipertensión.


Es por ello que la organización recomienda a los gobiernos a ofrecer y llevar a cabo controles de salud y campañas de vacunación, para detectar tanto enfermedades transmisibles (tuberculosis o hepatitis) como no transmisibles (diabetes o hipertensión). La atención debería efectuarse respetando los derechos humanos de los migrantes, la situación legal de su estancia, su dignidad y sin discriminación por motivos de sexo, edad, religión, nacionalidad o raza.



Por ellos y por los demás

La misma organización declara que las medidas deberían ser realizadas sobre todo por la función activa y económica que tienen los migrantes respecto al país de acogida como al de origen. Así también, una adecuada cobertura sanitaria garantizaría la salud de la población residente, evitando su exposición a agentes infecciosos importados y a la propagación de éstos.  

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Política de cookies