Degeneración macular y envejecimiento de la retina

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 06/11/2018
Editado por: Top Doctors®

En la Degeneración Macular Relacionada a la Edad existe un envejecimiento de la retina macular, que conlleva a la pérdida progresiva de su anatomía y funcionalidad y eventualmente a la disminución irreversible de la visión central.

Dr. Juan Manuel Paulín Huerta

desprendimiento de retinaLa Degeneración Macular Relacionada a la Edad (DMRE), como su nombre lo indica, es la degeneración o alteración de la mácula o retina central, que sucede progresivamente por el paso del tiempo.

En la DMRE existe un envejecimiento de la retina macular, que conlleva a la pérdida progresiva de su anatomía y funcionalidad y eventualmente a la disminución irreversible de la visión central.

Los síntomas pueden iniciar con la pérdida de adaptación a los cambios de iluminación y a la percepción fina del color. La afectación que suele motivar una revisión es la distorsión de las imágenes, sobre todo de las líneas rectas que pueden verse torcidas o fraccionadas y eventualmente puede perderse un segmento del objeto enfocado en el ojo afectado.

Los pacientes refieren inicialmente inseguridad por pérdida de la profundidad de las distancias, así como distorsión en las letras y textos en la lectura. Eventualmente sucede la pérdida completa de la visión central.

Las etapas del padecimiento son las siguientes:

1.-DMRE seca.- Es la variante de más lenta evolución en la cual se van perdiendo paulatinamente las capas de la retina central. Inicialmente se observa la presencia de unos depósitos amarillos puntiformes llamados drusas y en su fase más severa se observa la pérdida sectorial de la retina central, condición conocida como atrofia geográfica.

2.- DMRE húmeda.- Es la variante que suele ser más agresiva y de más rápida evolución. Aquí se observa la proliferación de vasos anormales a nivel macular los cuales invaden la retina generando sangrado, fuga de líquido y eventualmente la formación de tejido fibroso y cicatrizal en la mácula, dañando severa e irreversiblemente la visión.

Diagnóstico a tiempo y un tratamiento eficaz

El diagnóstico se realiza en consulta, con los hallazgos en la exploración de fondo de ojo y se complementa principalmente con 2 estudios de imagen de la retina: una angiografía con fluoresceína y una tomografía de coherencia óptica macular.

El proceso depende de la fase en la que se diagnóstica al paciente. En la variante seca, se recomienda la ingesta de multivitamínicos, antioxidantes y evitar el tabaquismo. Ya están en desarrollo moléculas farmacológicas con el fin de evitar es desarrollo de la Atrofia Geográfica.

Para la variante húmeda existen diversos tratamientos cuyo objetivo es la eliminación y frenar la progresión de los vasos anormales de la mácula. Lo más utilizado actualmente es la colocación de medicamentos antiangiogénicos, a través de una inyección intraocular en intervalos generalmente de un mes, hasta observar la desaparición de los vasos anormales.

La importancia de una atención oportuna

El éxito del tratamiento para la DMRE depende del momento de diagnóstico y de la fase en que se encuentra el paciente. Es una enfermedad que puede ser devastadora si alcanza su máxima expresión, afectando severamente la visión y calidad de vida.

Sin embargo, se observan resultados muy satisfactorios cuando se realiza tratamiento adecuado y oportuno, limitando la zona de lesión. Se siguen desarrollando nuevas moléculas para las distintas variantes de la enfermedad con resultados muy alentadores.

Cabe mencionar, que es indispensable una valoración oftalmológica periódica para la atención oportuna, no sólo de la DMRE, sino de cualquier enfermedad visual. 

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors
Oftalmología


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies