undefined imágen de artículo

Entre cifras, síntomas y portadores: ¿qué sabemos del coronavirus?

A pesar de que se desconoce la identidad de su principal portador, se sabe que el 78% de su información genética es similar a la del SARS-CoV y a un tipo de coronavirus radicado en murciélagos.


¿Qué es un coronavirus?

Un coronavirus es parte de una familia mucho más grande de virus denominada Coronaviridae. Una de sus principales características es su material genético de tipo ARN (ácido ribonucleico), lo que significa que es más resistente y adaptable.


Está también su forma física, semejante a una corona (que da lugar a su nombre) y su afectación principal a mamíferos y aves. Daña las vías respiratorias y, en algunos casos, al tracto digestivo y urinario. Se tienen documentados al “coronavirus respiratorio porcino”, el causante de la “gastroenteritis transmisible porcina”, el relacionado a la “peritonitis infecciosa felina” o el responsable de la “bronquitis infecciosa aviar”.


Coronavirus en humanos

Al día de hoy se reconocen treinta y nueve tipos distintos de coronavirus, la mayoría encontrados en animales. Sin embargo, hay siete especies que pueden manifestarse en las personas: coronavirus humano tipo 229E, OC43, NL63 y HKU1. Los dos primeros relacionados al resfriado común y los restantes conocidos por generar infecciones más graves al sistema respiratorio como bronquitis y asma.


Los tres tipos de coronavirus faltantes fueron descubiertos hace menos de dos décadas: el relacionado al Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS-CoV) en 2002, el coronavirus del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) en 2012 y el agregado recientemente COVID-19. Éstos se contagiaron de manera zoonótica, es decir, de animales hacia las personas.


Coronavirus de Wuhan

El coronavirus COVID-19 tuvo su primer caso en la provincia de Wuhan, China en diciembre de 2019. A pesar de que se desconoce la identidad de su principal portador, se sabe que el 78% de su información genética es similar a la del SARS-CoV y a un tipo de coronavirus radicado en murciélagos.


Sus primeros síntomas son dolor de garganta, fiebre, estornudos, diarrea, tos y dolor articular. En ciertos casos llega a provocar neumonía, insuficiencia renal, disminución de glóbulos blancos e insuficiencia respiratoria.


Aun cuando las cifras son inciertas, se señala que China es el principal afectado, seguido por Japón, Singapur, Tailandia y otros 22 países. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirman que de 17 mil pacientes sometidos a encuesta el 82% desarrolló padecimientos leves, agravándose sólo en un 15% de éstos. El registro de su tasa de mortalidad apenas supera el 2%.


Cura contra el nuevo virus

La dirección es incierta cuando se da un nuevo tipo de virus humano, sobre todo porque no existen tratamientos o vacunas específicas para su cura. En el caso del virus COVID-CoV la situación sigue agravándose ya que los casos registrados siguen en aumento.


A pesar de ello, el número de personas restablecidas sigue al alza. Actualmente se mantienen decenas de investigaciones alrededor del mundo destinadas a identificar un tratamiento 100% eficaz. Tan sólo el Ministerio de Salud Pública de China ha obtenido resultados prometedores con la combinación de lopinavir y ritonavir, medicamentos retrovirales destinados a tratar el VIH.


Científicos y distintas dependencias de salud alrededor del mundo aseguran que los avances en investigaciones, desde el brote del SARS-CoV en 2002, han reducido el tiempo de desarrollo de vacunas contra el nuevo coronavirus que ha afectado a decenas de miles de personas. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies