undefined imágen de artículo

La Inmunoterapia como tratamiento para las Alergias

Escrito por: Dra Carolina Díaz Gallardo

Inmunóloga

La inmunoterapia permite que el sistema inmune pueda desarrollar tolerancia a la sustancia a la que reacciona con alergia.


Todo sobre la Inmunoterapia

La Inmunoterapia o desensibilización consiste en administrar la sustancia a la que el paciente es alérgico, en dosis bajas y ésta se incrementa de forma progresiva hasta llevar a una dosis de mantención.


Puede ser administrada de dos formas, lo cual depende de la decisión del paciente:

1.     Subcutánea (inyección): Es la más utilizada y con la que se tiene mayor experiencia. La aplicación es mensual.

2.     Gotas sublinguales: Es una gran alternativa en niños, en pacientes de regiones que no cuentan con un especialista o en aquellos que simplemente no les gustan las agujas. La aplicación es diaria.


Es el Inmunólogo quien determina los beneficios potenciales y contraindicaciones de este tratamiento. Para iniciar un tratamiento de inmunoterapia es necesario considerar algunos factores: el primero de ellos son las pruebas cutáneas y/o IgE específica sérica positivas. En segundo término, se toma en cuenta la correlación entre los síntomas y lo encontrado en las pruebas cutáneas (que la exposición al alérgeno o alérgenos determinada por pruebas se asocien a la aparición de los síntomas). En tercer lugar, la caracterización de otros desencadenantes que pueden participar en los síntomas y por último la gravedad y duración de los síntomas.


Los especialistas recomiendan iniciar la inmunoterapia después de los cinco años de edad, cuando el sistema inmune del niño/a ya está maduro. Los adultos mayores también pueden acceder a esta terapia. Finalmente se debe evaluar caso a caso.


Las contraindicaciones de la inmunoterapia: los pacientes con inmunodeficiencias graves y/o portadores de enfermedades autoinmunes, las embarazadas que recién inician el tratamiento, quienes tengan situaciones psicosociales que no permitan un seguimiento adecuado y los pacientes con asma grave o mal controlada (PEF < 70%).


Personas con mayor riesgo a sufrir de alergias

Se estima que aproximadamente entre el 20 y 40% de la población sufre de estornudos, picazos de ojos, lagrimeo, rinitis, tos y obstrucción nasal y/o bronquial debido a la alergia al polen. Además, existen un gran grupo de personas que son alérgicos a los ácaros del polvo, insectos o mascotas y éstas también sufren de estornudos, congestión nasal, picazón de garganta y oídos, y obstrucción de las vías respiratorias. Esto es una tasa mediamente alta, por lo que es importante tener un tratamiento efectivo para las alergias.


Las personas que están en mayor riesgo a padecer de alergias son:

-         Historial familiar de Asma, Dermatitis Atópica o Alergia Alimentaria

-         Personas expuestas al tabaco durante el primer año de vida

-         Aquellos que viven o trabajan en un entorno rodeado de alérgenos como caspa animal


Examen que se realiza para marcador de alergia: IgE

Este anticuerpo está circulando en la sangre y cuando el paciente es alérgico los niveles de IgE pueden estar aumentados. Sin embargo, este examen no otorga información sobre cuál es el alérgeno implicado en la reacción.

Para saber a qué sustancia es alérgico un paciente se realizan otros exámenes: IgE específicas y el test cutáneo (prick test). La primera prueba mide la presencia de anticuerpos específicos circulantes en sangre frente a un alérgeno determinado, mientras que el test cutáneo permite detectar la presencia de estas mismas proteínas específicas, pero sobre la piel.


El test cutáneo evalúa simultáneamente más sustancias a las cuales los pacientes pueden ser alérgicos. Se aplica una gota de cada alérgeno, ya sea en el antebrazo o espalda, y se realiza un rasguño sobre ella para que el extracto penetre las capas superficiales de la piel y ésta reaccione. Si el paciente está sensibilizado a una de las sustancias aplicadas, se forma una roncha rojiza en el sitio de aplicación del extracto. Es un examen simple, rápido (duración de 15 minutos) y puede ser realizado en todos los rangos etarios.


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies