Coronavirus (COVID-19): consulta toda la actualidad en la página web oficial Saber más

¿Los lunares son un riesgo para el melanoma?

Publicado el: 24/02/2020
Editado por: TOP DOCTORS®

Los lunares suelen aparecer entre la etapa de niñez y adolescencia.


El ABCDE para detectar lunares cancerosos

Los lunares (nevus) son crecimientos rojos y oscuros que aparecen en la piel y son causados por células pigmentadas. Se dice que una persona tiene aproximadamente entre 10 y lunares, los cuales con el paso del tiempo puede cambiar de aspecto o llegar a desaparecer.

Es importante detectar cambios en éstos o controlar cuando sale uno nuevo, ya que en algunos casos se vuelven cancerígenos.


Existe una guía que nos permite determinar si un lunar es melanoma o algún otro tipo de cáncer de piel, a continuación, se especifica cuándo hay que acudir con un especialista en Oncología Médica o Dermatología.

-         Asimetría: Es diferente entre sí mismo

-         Borde: Bodes no lisos e irregulares (con ondas)

-         Color: Cambio de color, más de un color o que éste sea irregular

-         Diámetro: Más de 1 centímetro

-         Evolución: Cambios en la forma, color, altura y tamaño


Además de esto, existen algunos otros signos de alerta como la aparición de una llaga, enrojecimiento, hinchazón, comezón, dolor y sangrado.


Si sucede algo de esto, el paciente debe acudir a un diagnóstico, el cual se hace a través de una extracción de tejido para determinar si es melanoma o no.


Melanoma

El principal riesgo de los lunares es padecer melanoma. El melanoma es el tipo de cáncer de piel más riesgoso, éste puede esparcirse a otras partes del cuerpo como a hígado, pulmones, huesos y cerebro.


Están en mayor riesgo aquellos que tiene más de 50 lunares, que éstos sean pocos comunes e irregulares en su forma, nacer con lunares grandes (nevos congénitos) y el tener antecedentes familiares de melanoma.


Existen una serie de medidas que se pueden tomar para prevenir la aparición de más lunares y melanomas. La primera es estar “al pendiente” de nuestros lunares, es decir, examinarnos constantemente y revisar si aparecieron nuevos o los que ya tenemos presentan alguna irregularidad. La segunda es proteger nuestra piel, sobre todo de los rayos ultravioleta, por ello es importante:

-         Evitar estar mucho tiempo asoleándonos, así como las camas solares

-         Usar protector solar diario

-         Utilizar lentes de sol, sombreros y/o mangas largas si nos encontramos muy expuestos al sol

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Política de cookies