Coronavirus (COVID-19): consulta toda la actualidad en la página web oficial Saber más

¿Por qué te duele cuando te sonrojas?

Publicado el: 27/02/2020
Editado por: TOP DOCTORS®

Charles Darwin decía que ruborizarse era la más peculiar y la más humana de las expresiones.


Cuando el sonrojo no es “normal”           

Hasta hace pocos años era raro que en la literatura médica y en la práctica clínica se discutiera sobre el rubor facial porque se consideraba siempre algo “normal”. Se asumía que ruborizarse era solo una reacción fisiológica normal, que acompaña a veces a situaciones emocionalmente significativas pero que no hace sufrir ni limita a las personas.


Por cierto, todos hemos pasado por experiencias que hacen que nos sonrojemos, por ejemplo, cuando nos avergonzamos, estamos ansiosos o nos enfrentarnos a situaciones sociales intimidantes como hablar o actuar en público.


Sin embargo, existen personas que se ruborizan con más facilidad o más intensamente, a quienes el rubor les produce “dolor psíquico” y experimentan gran ansiedad frente a la posibilidad de enrojecer delante de otros. Por este motivo empiezan a evitar situaciones sociales y finalmente desarrollan una fobia social o, más específicamente, una eritrofobia. 


Pues bien, en los últimos años ha habido avances; la Medicina ha aceptado que se debe distinguir la experiencia normal de ruborizarse, que es esperable en ciertos contextos y no limita la calidad de vida, del sonrojo “patológico” que genera sufrimiento, inseguridad, aísla a las personas y perturba su desarrollo personal y profesional.


Las oportunidades de los médicos, y de los otros profesionales de la salud, de ayudar a los “rojitos” que sufren por ruborizarse, son cada vez mayores.


Los expertos aseguran que las opciones de tratamiento son:

1-     Tratamientos psicológicos y farmacológicos: Principalmente la psicoterapia cognitivo-conductual y medicamentos que se usan para tratar la fobia social. Para esto, es importante acudir a un profesional de la salud especialista en ansiedad social.


2-     Simpatectomía Torácica Endoscópica: Se considera en los casos más graves, es decir, cuando los pacientes no han respondido a otros tratamientos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Política de cookies