Trasplante de Médula Ósea para diferentes Cánceres Hematológicos

Trasplante de Médula Ósea para diferentes Cánceres Hematológicos

Editado por: TOP DOCTORS® el 28/02/2024

El Trasplante de Médula Ósea o de Progenitores Hematopoyeticos, como se conoce ahora, es el reemplazo del Sistema Hematológico e Inmune por uno sano.


En general, los Trasplantes de Médula se utilizan como parte del tratamiento inicial de ciertos Cánceres Hematológicos para aumentar la respuesta a la Quimioterapia, como por ejemplo en Mieloma Múltiple, en caso de recaídas a Quimioterapias (como lo que ocurre en ciertos Linfomas) o con intención de curar el Cáncer después de la Quimioterapia inicial como ciertas Leucemias Agudas.


Existen dos tipos de Trasplante:

  • Autólogo: es donde se utilizan Células Madre Hematológicas del mismo enfermo. Normalmente se utiliza para Cánceres Sanguíneos como Linfomas y Mielomas, y menos frecuentemente en Cánceres Testiculares.
  • Alogénico: es donde se utilizan Células Madre de un donante que puede ser familiar directo o una persona no familiar. Se utilizan principalmente para Leucemias Agudas, Mielodisplasias, y algunos Linfomas y fallas medulares como la Aplasia Medular


En cuanto a los avances más recientes en el campo del Trasplante de Médula Ósea, se han centrado en nuevas moléculas para movilizar las Células Madre desde la médula ósea hacia la sangre, en el desarrollo de nuevos antibióticos para el manejo de infecciones, en refinamientos de las estrategias farmacológicas para prevenir la enfermedad injerto contra huésped y en el estudio y caracterización de esta complicación para desarrollar tratamientos más efectivos.


Proceso general: de la evaluación a la recuperación posoperatoria

En general, el proceso de Trasplante de Médula Ósea es complejo y requiere planificación con anticipación, a veces incluso con meses de antelación. Pacientes recién diagnosticados con Cáncer Hematológico deben ser evaluados por un especialista en Trasplantes de forma temprana. Esto permite iniciar la búsqueda de un donante de Células Madre mientras se realiza la Quimioterapia, con el objetivo de proceder al trasplante apenas la enfermedad esté bajo control. Se sabe que realizar el Trasplante de manera precoz tiene beneficios en la supervivencia y reduce la toxicidad de los tratamientos.


Se realiza una evaluación exhaustiva del paciente, incluyendo diversos exámenes para evaluar la función de varios órganos. Esto ayuda al médico a anticipar los riesgos del Trasplante, lo que puede llevar a decidir si el procedimiento es adecuado para el paciente. Es crucial realizar estas evaluaciones tempranamente y en colaboración con el Oncólogo Hematológico tratante.


Después de la evaluación, se procede a preparar al paciente para el Trasplante, un proceso llamado acondicionamiento. Esto implica una combinación de drogas de Quimioterapia con o sin Radioterapia, que puede durar de 1 a 7 días dependiendo del tipo de Trasplante. El Trasplante en sí consiste en una transfusión de sangre a través de un Catéter Venoso Central, realizada por una Enfermera en la habitación del paciente, y generalmente dura entre 40 y 60 minutos, dependiendo del tipo de células y si estas han sido congeladas previamente.


Después del Trasplante, sigue un período de recuperación que puede durar entre 2 y 4 semanas, dependiendo del tipo de Trasplante y de las complicaciones que puedan surgir. En la mayoría de los casos, este período de recuperación se lleva a cabo en el hospital, aunque en algunos casos seleccionados puede realizarse en el hogar con visitas frecuentes al centro hospitalario.


Riesgos y complicaciones asociados

Los principales riesgos de ambos tipos de Trasplantes de Médula Ósea son las infecciones, ya que durante un período de 2-3 semanas después del Trasplante, el paciente estará sin defensas debido al tratamiento previo, lo que facilita el desarrollo de diversas infecciones. Las infecciones suelen ocurrir en los sitios de punciones venosas, en la sangre, en los pulmones y en los intestinos.


Otras complicaciones que se pueden presentar son: problemas cardíacos, renales, respiratorios y emocionales. Es importante mencionar que la mayoría de las veces estas complicaciones se detectan rápidamente y se manejan relativamente fácilmente sin dejar secuelas a largo plazo.


Compatibilidad, supervivencia y cuidados

La compatibilidad del donante juega un papel crucial en el éxito del Trasplante. Tradicionalmente, la compatibilidad del donante ha sido el factor principal para un buen resultado del trasplante. Sin embargo, en los últimos años, se ha desarrollado una nueva plataforma llamada Trasplante Haploidéntico Familiar, que permite utilizar donantes con hasta un 50% de compatibilidad. Esto ha ampliado el pool de donantes y ha permitido ofrecer trasplantes a la mayoría de los pacientes que lo necesitan. Es importante destacar que en este tipo de trasplante, los donantes son siempre familiares, como abuelos, padres, hermanos, hijos o primos.


Las expectativas de supervivencia y calidad de vida después de un trasplante de médula ósea varían según el tipo de trasplante y la enfermedad que se está tratando. En general, se ha observado que cuanto más temprano se realiza el trasplante en el tratamiento de la enfermedad, mayores son las probabilidades de éxito y de curación.


Después del trasplante, se requieren cuidados de seguimiento y controles médicos a largo plazo. Esto incluye vigilancia de posibles complicaciones a lo largo de la vida del paciente, como problemas de Salud Ósea, Cardiovascular, Metabólica, riesgos de Cánceres secundarios, Salud Mental. y Rehabilitación Física y Cardiovascular.


¿Cómo se maneja la supresión del Sistema Inmunológico antes y después?

La supresión del Sistema Inmunológico antes y después del Trasplante de Médula Ósea es crítica, especialmente en los trasplantes alogénicos. A lo largo de los años, se han utilizado diversas estrategias farmacológicas y de manipulación del injerto para modular el sistema inmunológico y prevenir la enfermedad injerto contra huésped, que es una complicación frecuente y temida. Aunque se han logrado avances significativos, esta complicación puede presentarse en un 20-40% de los pacientes y puede tener efectos a largo plazo significativos.


Finalmente, para los pacientes y sus familias que están por someterse a un Trasplante de Médula Ósea, es importante consultar con especialistas calificados y con experiencia en Trasplantes de Médula Ósea. Es crucial buscar asesoramiento temprano al momento del diagnóstico del Cáncer Hematológico, recordando que cuanto antes se realice el Trasplante, mayores serán las probabilidades de éxito. Aunque el Trasplante es un compromiso de por vida, las probabilidades de éxito son altas si se realiza por un equipo calificado y experto.

Oncología Médica en Las Condes