undefined imágen de artículo

Tratamiento ideal para una hernia discal lumbar

Escrito por: Dr José Gerardo Fleiderman Valenzuela

Traumatólogo y Ortopedista

La columna vertebral está hecha por una serie de huesos interconectados, llamados vértebras.

 

¿Qué es la hernia discal lumbar?

Para entender sobre la hernia discal lumbar es importante saber que los discos son una combinación de tejido conjuntivo fuerte que mantienen las vértebras juntas y actúan como un amortiguador entre estas. Está formado por una capa externa fuerte llamada anillo fibroso y un centro gelatinoso llamado núcleo pulposo. Conforme envejecemos, el centro discal empieza a perder el contenido de agua, haciéndolo menos efectivo como amortiguador, lo que puede provocar el desplazamiento del centro discal (llamado disco herniado) a través de una hendidura en la capa externa. La mayoría de las herniaciones discales ocurren en los dos últimos discos lumbares (L4-L5 y L5-S1), a nivel de la cintura.

 

Cuando se hernia el disco lumbar se presionan los nervios de la columna ocasionando dolor, adormecimiento, ardor o debilidad en la pierna (ciática). La ciática afecta del 1 al 2% de las personas entre los 30 y 50 años, causando dolor lumbar, sin embargo, el dolor lumbar por si solo (sin irradiación a la pierna) puede tener muchas otras causas.

 

En algunas ocasiones la hernia puede ser tan grande que comprime varios nervios o se produce en la región llamada cono medular (región final de la médula) y provoca la cauda equina con parálisis de las extremidades inferiores o inclusive pérdida del control de esfínteres.

 

Opciones de tratamiento

La mayoría de los pacientes (80-90%) con un disco lumbar herniado mejoran sin cirugía. Es decir, el especialista en Traumatología y Ortopedia iniciará el tratamiento con métodos no quirúrgicos. Si al concluir éste todavía hay persistencia del dolor que lo limite en su vida diaria, se recomienda cirugía.

 

El dolor puede ser manejado con analgésicos puros y analgésicos/antiinflamatorios, dependiendo del caso. El médico puede prescribir medicamentos antineuríticos y relajantes musculares. Si su dolor es persistente y severo se mandan narcóticos por un breve periodo de tiempo, sin embargo, debe tomar sólo la medicación necesaria, porque en exceso no le ayudará a recuperarse más rápido, sino que aumentará los efectos secundarios indeseables (estreñimiento, somnolencia, gastritis).

 

Otros tratamientos incluyen la kinesiología, el uso faja lumbar al inicio de su tratamiento para aliviar el dolor lumbar. La manipulación/quiropraxia puede proveer alivio de corta duración de dolor lumbar inespecífico, pero se debe evitar en la mayoría de los casos.

 

Cuando disminuya su dolor el paciente deberá realizar ejercicios vigorosos para mejorar su flexibilidad, fuerza, resistencia y habilidad de volver a tener un estilo de vida normal.

 

Cirugía

El objetivo de la cirugía es detener la irritación y la presión que ejerce el disco herniado sobre los nervios, causante de dolor y debilidad. El procedimiento realizado es la discectomía o discectomia parcial, en la cual, parte del disco es removido. Para poder remover el disco intervertebral, es necesario quitar una pequeña parte de la lámina, el hueso que cubre el disco.

 

La resección ósea es mínima (hemi-laminotomia) y en ocasiones mayor (hemi-laminectomia). Algunos cirujanos utilizan un endoscopio o un microscopio en algunos casos.

 

Aunque la cirugía puede no devolverle la fuerza muscular a su nivel normal, puede evitar que la debilidad progrese y ayudar a aliviar el dolor de la extremidad.

 

La cirugía generalmente se recomienda para aliviar el dolor de la pierna (>90% éxito), sin embargo, es menos efectiva en aliviar el dolor lumbar.

 

Algunas complicaciones de la cirugía son:

-         Sangrado

-         Infección

-         Desgarros

-         Lesión de un nervio

 

Esto ocurre entre un 5-10% de los pacientes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.

Política de cookies