Tratamiento Intervencionista del Dolor

Top Doctors
Escrito por: La redacción de Top Doctors
Creado: 2024-07-11

¿Qué es el Tratamiento Intervencionista del Dolor?

El Tratamiento Intervencionista del Dolor es una subespecialidad médica que se centra en el manejo y alivio del dolor crónico mediante técnicas mínimamente invasivas. Estas técnicas buscan bloquear la transmisión del dolor en el sistema nervioso, reducir la inflamación o intervenir directamente en la fuente del dolor para mejorar la calidad de vida del paciente.



¿Por qué se realiza?

El Tratamiento Intervencionista del Dolor se realiza para:

  • Aliviar el dolor crónico que no responde adecuadamente a los tratamientos convencionales
  • Reducir la dependencia de medicamentos analgésicos, incluidos los opioides
  • Mejorar la funcionalidad y la calidad de vida de los pacientes con dolor persistente
  • Tratar diversas condiciones dolorosas, como la artritis, la neuralgia, el dolor lumbar, el dolor de cuello, y las cefaleas, entre otros


¿En qué consiste?

El Tratamiento Intervencionista del Dolor implica el uso de diversas técnicas mínimamente invasivas que son guiadas por imágenes para asegurar la precisión. Estas técnicas pueden incluir inyecciones, bloqueos nerviosos, ablaciones por radiofrecuencia, entre otras. El objetivo es interrumpir la señal de dolor enviada al cerebro o tratar directamente la fuente del dolor.


¿Cuáles son las Técnicas Intervencionistas del Dolor?

Entre las técnicas más comunes se encuentran:

  • Inyecciones Epidurales de Esteroides: Utilizadas para reducir la inflamación y el dolor en la columna vertebral
  • Bloqueos de Nervios: Inyecciones de anestésicos locales o esteroides en nervios específicos para aliviar el dolor
  • Bloqueos del Sistema Nervioso Simpático: El sistema nervioso simpático forma parte del sistema nervioso autónomo y regula de forma involuntaria diversas funciones de nuestro organismo
  • Neuromodulación: Implante de dispositivos que envían impulsos eléctricos para modificar la percepción del dolor
  • Inyecciones de Botox: Para tratar el dolor relacionado con espasmos musculares
  • Infiltración de Puntos Gatillo (puntos trigger): utilizados para tratar el dolor por contractura muscular (dolor miofascial), se basan en administrar anestésico local en el punto cuya palpación desencadena el dolor (puntos gatillo). Permite bloquear el estímulo doloroso y relajar la musculatura. En casos de dolor miofascial que no cede tras tratamiento conservador también se puede utilizar la Toxina Botulínica
  • Infiltraciones Intraarticulares: se utilizan para administrar sustancias terapéuticas como corticoides, ácido hialurónico, Plasma Rico en Plaquetas o incluso Células Madre en las articulaciones afectadas. Su función es disminuir la inflamación, aliviar el dolor, ayudar a la Fisioterapia y mejorar la movilidad
  • Neuroablación o Neurolisis: el objetivo de estos procedimientos es interrumpir de manera prolongada o permanente la transmisión del dolor lesionando las estructuras nerviosas responsables del mismo
  • Radiofrecuencia Térmica o Convencional: consiste en lesionar con calor las pequeñas terminaciones nerviosas que transmiten el dolor. Se utiliza una aguja especial que se conecta a un generador de onda de radios (Radiofrecuencias) generando calor en la punta de dicha aguja. La lesión de las terminaciones nerviosas ocasiona la interrupción de la transmisión del mensaje de dolor que llega al cerebro y proviene de la articulación lesionada


Preparación para el Procedimiento

La preparación para el Tratamiento Intervencionista del Dolor puede incluir una evaluación médica completa y revisión de la historia clínica, así como, estudios de imágenes, como resonancia magnética (RM) o tomografía computarizada (TC), para localizar la fuente del dolor.


En algunos casos, se recomienda la suspensión de ciertos medicamentos, como anticoagulantes, según las indicaciones del médico. Además de ayuno previo, en algunos casos, especialmente si se administrará sedación.


Cuidados tras la Intervención

Después del procedimiento, es importante seguir las recomendaciones médicas, que pueden incluir:

  • Reposo relativo durante las primeras 24-48 horas
  • Aplicación de hielo en el área tratada para reducir la inflamación
  • Evitar actividades físicas extenuantes por unos días
  • Monitorización de posibles efectos secundarios, como dolor en el sitio de la inyección o reacciones alérgicas


Además, es importante asistir a las citas de seguimiento para evaluar la eficacia del tratamiento y ajustar el plan terapéutico si es necesario.


¿Qué especialista realiza el Tratamiento Intervencionista del Dolor?

El Tratamiento Intervencionista del Dolor es realizado por especialistas en Terapia del Dolor, que pueden incluir anestesiólogos, neurólogos, reumatólogos y especialistas en medicina física y rehabilitación. Estos profesionales han recibido formación específica en técnicas intervencionistas y están capacitados para diagnosticar y tratar diversas condiciones dolorosas utilizando procedimientos mínimamente invasivos.